Jueves, 10 de febrero de 2011

mar,8 febrero, 2011 11:12
Por Rub?n Adri?n Valenzuela
??
?
?
El escritor Julio Cort?zar, cuya muerte el 12 febrero de?1984 llen? de luto por mucho tiempo las letras universales, sosten?a que la coma era una puerta giratoria del pensamiento. Para ilustrar su afirmaci?n, dej? escrita la siguiente frase en la que una simple coma, puesta antes o despu?s de una palabra, da otro sentido a todo el conjunto. Lean y analicen:?
"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andar?a a cuatro patas en su b?squeda."?
Si usted es mujer, con toda seguridad colocar? la coma despu?s de la palabra "mujer". Si es var?n, en cambio, colocar? la coma despu?s de la palabra "tiene."
?
?
?
?
?
Pocas veces ha habido tanta unanimidad a la hora de juzgar la obra y la personalidad de un autor, como en torno a la figura de Julio Cort?zar, a quien muchos han dado en llamar "Cronopio Mayor".
El autor de "Rayuela", "Los premios", "62. Modelo para armar", "La vuelta al d?a en 80 mundos" y un largo etc?tera, dec?a que los aviones eran el viol?n del cielo y que "Nada est? perdido si se tiene el valor de proclamar que todo est? perdido y hay que empezar de nuevo".
Sa?l Yurkievich dec?a del gigant?n con alma de ni?o que "Su obra literaria lo proyecta y lo encarna tal como?fue, resucita al ni?o grande y tierno que siempre est? de ida, el amigo candoroso e ingenioso, atento a las se?ales de entremundos, de extramuros, el l?cido que se alucina y sabe abrir las puertas para salir a jugar, que todo lo siente y lo presiente, que todo lo percibe o lo palpita, el artista, el letrado que se aventura por las marismas de lo pavoroso y lo perverso, por las galer?as de lo desconocido, el amante del amor, el intenso y desasosegado buscador, alguien que anda por Par?s, Calcuta, Managua, alguien siempre propenso a dar la mano, alguien que muestra un colmo de humanidad".
Ya s? que esta galer?a de "Gente que me cae bien" naci?con la intenci?n de hablar de personas vivas, cotidianas, a las que uno se puede encontrar en el bar, la panader?a, el mercado, el cine o en el tren. Pero es que Cort?zar, para m?, es todo eso y m?s y cada vez que me siento?frente a un teclado para dar forma a alg?n texto coherente, surge entre las letras, se me planta en la pantalla del PC y aparece en los papeles que imprimo o desecho. Su figura desproporcionada y l?cida se me aparece como aquel d?a que me encontr? con ?l gracias a una invitaci?n "secreta" del reci?n electo Presidente de Chile, Salvador Allende. Una invitaci?n "secreta" a las que llegamos como mil personas, entre alumnos de la Universidad de Chile, periodistas y pol?ticos amigos del?flamante nuevo?Mandatario.
"V?ngase ma?ana, como a las 10", me hab?a dicho en un pasillo el Presidente Allende. "Habr? un premio", hab?a a?adido con cierta picard?a en la mirada, queriendo aludir al libro de Cort?zar, "Los premios", que yo le hab?a regalado un par de semanas antes en Antofagasta (la capital del cobre chileno), donde tuvo?lugar una de las m?s estremecedoras y concurridas manifestaciones de apoyo a su candidatura para el sill?n presidencial. Corr?a el a?o 1970.
En la U. de Chile el "secreto" hab?a saltado por los aires. Julio Cort?zar se hab?a venido de inc?gnito (pobrecito, ?l se cre?a que pod?a ir de inc?gnito por la vida) a celebrar con Allende y el pueblo chileno el triunfo del socialismo democr?tico en la urnas. Y cuando llegu? hab?a m?s de un centenar de personas que lo ocupaban todo, salvo un sitio en el suelo, frente a un pupitre arrinconando. Me instal? all? con tan buena suerte que, cuando el Cronopio Mayor hizo su aparici?n, busc? ese pupitre para sentarse y yo qued? frente a sus desproporcionados zapatos y casi debajo de sus enormes manos, que mov?a con mucha serenidad. Mirando esas manos yo me lo imaginaba escribiendo a m?quina y pensaba que con esos dedos tan desproporcionados deb?a ser muy dif?cil acertar a las teclas debidas, pero se ve que ?l no ten?a problemas, porque escribi? casi hasta su ?ltima semana de su?vida.
Yo no recuerdo si lo dijo ?l aquel d?a en la Universidad de Chile o yo me lo invent? o lo saqu? de contexto de otra cita de otro escritor, pero lo cierto es que la frase "escribir es un acto de rebeld?a permanente contra el poder establecido" me acompa?a siempre. Y s? que hablar de "Gente que me cae bien" o de un alcalde de una Villa perdida en el mapa de Europa, es, sin lugar a dudas, una forma de rebeli?n. Es ganarse el derecho de ser o desaparecer sin permiso de nadie. Por eso quer?a que este aniversario de la coma de Cort?zar, la coma que lo hizo doblar el camino de la vida a los 70 a?os de edad, no pasara desapercibido. ?l, que viaj? a Par?s para hacerse escritor y acab? convertido en latinoamericano, hoy se alza, tremendo, como Patriarca de los sudacas. Pese a quien pese. ([email protected]).
?

?


?

??




??


Publicado por R.A.Valenzuela @ 11:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios